QUE PAREJA ELIJO

Qué Pareja Elijo

Qué pareja elijo.

Nombre: N

Describe a tu familia

Papá y Mamá profesionistas 31 años de casados con problemas de infidelidades celos y rencores, hermana mayor divorciada con hijos adolescentes siempre busca problemas, yo profesionista  , una hermana menor profesionista agradable pero egoísta, una hermana menor estudiante tiene poca calidez humana y mi abuela con permanente actitud negativa, crea conflictos entre la familia entera, creo que ha sido víctima de abusos sexual, dos sobrinos adolescentes nobles pero con todas las características de la edad. llevo mejor relación con mi hermana mayor y mi madre, aunque trato de ser equitativa con todos, a diferencia de mi padre y mi abuela, todos somos cristianos protestantes, aunque no lo profesemos muy constantemente nos enorgullecemos de serlo, la relación mas distante  es con mi hermana menor que le gusta chantajear a los demás y no escucha consejos aparte de tener poco tacto para tratar con los demás, con mi padre que nunca se ha acercado a platicar cosas de mi vida personal aunque le interese, es muy impositivo y le llamamos “control” en general somos muy unidos aunque tengamos  diferencias, las hermanas peleamos pero al momento calmamos las emociones, nunca peleamos por razones fuertes.

¿Qué sabes de tu antes de nacer?

Mi hermana me quería mucho, ella estaba enferma y mis padres viajaron mucho en búsqueda de una cura, mis padres no tenían los recursos que nos brindan ahora, pero planearon mi nacimiento para hacerle compañía a mi hermana, mi nombre lo escogió mi mamá, tenía que ser un nombre diferente de todos primero y el segundo es en honor a mi abuela. La vida de mis papás era difícil económicamente, trabajaban ambos  todo el día, mi padre tenía  “amigas” y mi madre nunca hizo nada al respecto, había poca aceptación hacia mi madre en la familia de mi papá, aunque juntos hicieron lo posible por curar a mi hermana mayor.

Describe tu infancia

Mis papás tenían dos trabajos y  nos llevaban de vacaciones cada año, yo no hablaba por gusto, pero me gustaba destruir cosas sin que nadie me viera, me gustaba sentarme a comer en un banco azul en una esquina, cuando no tenía mi banco tomaba mi plato y me sentaba en la vértice de dos paredes a comer en el piso, constantemente me distraía y me perdía en los paseos, centros comerciales etc., teníamos niñeras que hacían a mi hermana lavar platos, después mi abuela vino a vivir con nosotros y nos decía que echáramos a mi papá de la casa, mis papás siempre responsabilizaban a mi hermana de mi y las demás, yo tenía un amiguito en el kínder que  aun veo de lejos y me gustaba mucho, una vez lo esperé afuera de su casa por horas, a mi hermana la maltrataron por no saber donde estaba, mi mamá me daba agua de lluvia  para que pudiera pronunciar la RR, por alguna razón me decían todos que yo era “la huevona” y yo misma lo afirmaba después, en la primaria no tenía amigos, yo era un año más chica que los demás y no aprendía en la clase hasta que en cuarto grado mis padres me cambiaron de escuela a un grado inferior con niños de mi edad y todo fue mejor, me defendí de un hombre cuando tenía 8 años.

Describe tu adolescencia

Mis amigos primeramente fue mi hermana mayor, hasta los 13 años que ya no soportaba  taparle sus mentiras para que saliera con sus novios (como todas las demás), una amiga de la secundaria que era mala compañía en ese entonces pero nunca nos dejamos, con mis padres, les tenía miedo por eso los culpo de no haber tenido novio, me interesé por un chico que mostro interés en mi y luego en mi mejor amiga, después me enfermé de gastritis y engordé hasta tener sobrepeso de 20 kilos, mi hermana se casó embarazada lo que me dejó sola y un poco traicionada porque yo no conocía a su novio, en ese entonces nadie hablaba en la mesa y todo era tristeza, mi papá culpó a mi mamá por los actos de mi hermana, a mi me convencieron de estudiar una carrera técnica que me costó mucho trabajo sacar adelante, la odiaba pero a la vez agradecía estar ahí, me iba muy mal en matemáticas y me daba mucha pena y ansiedad, aparte de mis clases normales estudiaba  hasta 4 horas de matemáticas en las tardes, a los 16 robe el auto de mamá y lo choqué, fumaba y me gustaba besar chicos recién conocidos, siempre apoyo a mi hermana, en ese entonces para salir adelante le ayudaba en su negocio, no tuve novios aunque lo deseaba.

Describe tu juventud

A los 19 empecé mi carrera profesional, soy muy alegre y me hice de muchos amigos diferentes, fue horrible cuando cometieron un error y me dijeron que no había sido aceptada en la facultad, me enamoré de un chico que me empezó a buscar primero y después buscó una razón para deshacerse de mí, después me pidió perdón cuando ya había hablado pestes de mi con todos,  salía a divertirme y era miembro de la sociedad de alumnos aunque  sentía que no era yo muy importante, pero era la líder de mis amigas, me sentía gorda y pensaba que no me casaría nunca, desde segundo semestre entre a mi trabajo actual donde a la primer semana 5 personas me dieron un ultimátum de irme a casa si no trabajaba, pero no sabía ni siquiera usar un fax. Tenía una amiga que ya no  lo es, era muy egoísta pero le enseñé a no serlo conmigo,  al graduarme  de la escuela un maestro me recordó que yo no pertenecía ahí  “te colaste” me dijo, es algo que aun me hiere, a los 23 seguí mas firme mi religión y dejé de tomar y fumar, aunque lo hacía esporádicamente, me sentía responsable por  mis hermanas en darles un buen ejemplo.

Describe tu adultez

A los 26 me fui a Europa, el año anterior había conocido en Londres a un chico que conocí en internet, cuando nos dimos el primer beso un acordeonista tocó para nosotros y a partir de eso todo fue mágico, yo volví a México y seguí con la relación a distancia, regresé al siguiente año cuando finalmente fui seleccionada  para la beca y empecé a perder  mis amigas de facultad, sentía que tenían envidia. pasé un año espectacular en Europa, estuve por primera vez con mi novio, lo veía solo en las vacaciones pero muy enamorada, me sentía plena y feliz, no me importaba que no es estudiado ni de dinero, solo veía sus buenos modales y que me quería y compraba muchas cosas, el era muy negativo e impaciente lo que me hizo llorar muchas veces pero aun así lo amaba y estaba muy segura de él, al regresar a México nos prometimos casarnos pero solo quedo en palabras, dejé de seguir mi religión por no tratar con gente de falsos sentimientos y decepcionada de ver que no había ayudado de nada a mi familia, a principios de este año mi novio terminó la relación, pero después me mandó lo recursos para poder visitarlo en verano y así lo hice, me trató de lo mejor y pasamos muy buen tiempo juntos durante 21 días.

¿Cuál es su situación actual?

Gracias a una dieta controlada he perdido 15 kilos de peso y me siento  muy bien, conocí a un chico profesionista sencillo y trabajador, su físico no es completamente de mi agrado pero la charla es muy buena, nos entendemos y quiere casarse conmigo aunque llevamos poco de conocernos, sigo comprometida con mi novio y sintiéndome muy mal por engañarlo con este chico nuevo que me gusta mucho y todos me dicen que me conviene, me trata como princesa, la única diferencia que veo en los dos es que uno es profesionista y el otro no, ambos son muy buenos, solo que con uno viviría donde estoy actualmente y con el otro viviría en el extranjero, tengo problemas para dormir pensando en esto, no quiero lastimar a nadie, ni perder a ninguno de los dos. mi familia  no quiere que me vaya lejos, creo que ven en mi un muy gran apoyo, lo que a veces  me cansa, deseo estar con mi novio extranjero pero temo que por no ser profesionista no me deje avanzar y temo ser pobre, Con el chico nuevo, temo que le importe mi religión y fastidie toda mi vida (le he dicho que solo deseo casarme por el estado) para ser justos y equitativos y se tomó un día para pensarlo, creo que solo me dice que si a todo para no perderme.

¿Algún sufrimiento que quisiera compartir?

No sé con cuál de los dos quedarme, deseo elegir al mejor, pero no por dinero o por vivir en un lugar que me guste  mucho.

RESPUESTA

Muchas gracias por confiar en nosotros para contarnos tu situación.

Por lo que comentas entiendo que debe ser sumamente difícil poder tomar este tipo de decisiones. Muchas veces no es fácil poner en una balanza las cuestiones del amor y eso hace que no sepamos hacia dónde se inclina más esta balanza.

Me parece que tienes que hacerte muchas preguntas de acuerdo a lo que tú buscas en una pareja, dejando de lado un poco lo que pienses de ellos. Me refiero en que tienes que pensar en ti y no ellos, aquí lo único seguro que tienes eres tú, y lo que tú sabes de ti misma no de ellos.

¿Qué buscas en una pareja?

¿Cuál sería tu relación ideal?

¿Qué es lo que necesitas en una pareja?

¿Cuáles son tus condiciones como mujer?

¿Cuáles son tus condiciones como profesionista?

En fin, debes preguntarte lo más que puedas a ti misma, y una vez que veas qué es realmente lo que quieres, será un poco más fácil pensar en quién de ellos cumple con tus deseos.

De toda manera ten presente dos cosas: ninguna relación es perfecta y ningún hombre es perfecto, sobre todo porque a veces nuestros propios deseos se contradicen entre sí. Y otra cosa, no todo tiene que ser blanco o negro, ya que por lo que mencionas me da la sensación que sólo estás pensando en los extremos de cada situación (la religión o la pobreza), como si quisieras convencerte de no quedarte con ninguno de los dos, probablemente para seguir estando disponible para tu familia cuando te necesite.

Te recomiendo una psicoterapia, donde puedas tener el espacio para analizarte, entenderte y así saber mejor quién eres y que quieres para ti. Espero que mi respuesta te haya servido.

Atentamente.

Lic. Florencia Bevilacqua

Psipre

Psipre

Entradas Relacionadas